Los parques en Londres cierran por la noche

Y "noche" en otoño-invierno puede ser perfectamente a las 16:00- 16:30. Es importante tenerlo en cuenta, sobre todo si sales a correr por la tarde y entras en algún parque cuando queda poco para que lo cierren. 

Me habría encantado que alguien me lo comentase o que en la entrada de los parques hubiese alguna indicación en neón como mínimo, pero no, hay un cartelito lleno de información interesante entre la que se incluye el horario en letra minúscula.

A mí me tocó aprender a prestar más atención a esos cartelitos de la peor manera posible: me quedé encerrada en Victoria Park. Así de primeras tampoco suena tan dramático, pero fue una experiencia desoladora. Que tu parque favorito se convierta en tu peor pesadilla duele. Y creedme, fue una pesadilla:

Llevaría un mes viviendo en Londres y ese día decidí que la oscuridad y la soledad no eran razón suficiente para dejar de correr. Mira que a mí lo que se me da bien son las excusas para dejar de correr, pero vaya, que en ese momento solo encontré razones para seguir.

En esas estaba yo, motivada de la vida, cuando llegué a la puerta de Victoria Park y me la encontré cerrada. Entre el agotamiento de la carrera, la oscuridad total y el frío que me congelaba el cerebro no me salía pedir ayuda ni en español. Si lo estoy contando es obviamente porque sobreviví; al final conseguí llamar la atención de unos amables jóvenes que me ayudaron a saltar la valla, aunque la ayuda no evitó el penoso espectáculo.

Moraleja: hay que fijarse en los carteles que hay en la entrada de los parques londinenses. Y si empieza a anochecer una vez estás dentro y ves que cada vez hay menos gente a tu alrededor busca una salida y huye.

Victoria Park cuando todavía no ha anochecido

Victoria Park cuando todavía no ha anochecido

Aprovecho para recomendar Victoria Park para salir a correr de vez en cuando y DE DÍA. La vuelta completa son unos 4,5 km (así que con un par de vueltas ya haces algo), todo llano y con caminos anchos, cuidados y de asfalto. Por la mañana no hay mucha gente y puedes correr feliz y sin interrupciones. Si tienes tiempo y no diluvia también puedes aprovechar a tomar algo en el Pavilion, el café y los sandwiches merecen la pena.