TinyLetter - #ReadWomen 🦄 Happy Place

El mes de mayo fue mes de comprar libros a saco. No había caído en que por estas fechas es la Feria del libro de Madrid hasta que me he puesto a escribir esto. Y me ha resultado curioso. Puede que tantos años yendo en procesión de caseta en caseta bajo un sol abrasador en El Retiro hayan creado en mí un reflejo inconsciente de comprar libros a porrón a finales de mayo. Suelto todo esto a modo de excusa y quizá minipromesa de que durante unos meses no compraré tantos libros, pero sé que será en vano. La próxima vez que entre en una librería cae alguno; se aceptan recomendaciones.

Con tantos libros nuevos en mi —ya de por sí interminable— lista de libros pendientes, este último mes he dedicado más tiempo a leer que a cocinar y ver series, así que voy a dedicar un poco más de espacio a las recomendaciones literarias:

  • Leer. Aquí tienes una lista de todos los libros que he comprado en las visitas que he hecho últimamente a dos de mis librerías favoritas en San Francisco: The Booksmith y Folio Books; por si te sirven de inspiración:

    Directo a mi apartado de libros feministas —que crece a pasos agigantados— va Women, Race and Class, de Angela Davis. Leer a mujeres que han dedicado su vida al activismo es siempre un chute de energía bien necesario.

    También llevaba mucho tiempo esperando para leer The Handmaid's Tale, de Margaret Atwood, y al ver que estrenaban la serie, me entró aún más prisa.

    Estoy leyendo muchos relatos cortos últimamente (y escribiéndolos 🙈 ) así que he aprovechado para hacerme con algunos libros de relatos que tenía pendientes: Difficult Women, de Roxane Gay y A Manual for Cleaning Women: Selected Stories, de Lucia Berlin.

    Y como siempre estoy en busca de nuevos autores, no pude dejar pasar la oportunidad de comprar Best of Young American Novelists 3, el número de la revista Granta que cada 10 años presenta una lista con los 21 mejores escritores de ficción americanos menores de 40 años.

    Por si no se nota la tónica general: #readwomen. Llevo dos años leyendo y comprando libros de mujeres en su mayoría. Significando “en su mayoría” que igual me he leído 3 escritos por hombres frente a unos 20 (libro arriba libro abajo) escritos por mujeres. Por ahora los escritores se están quedando en la lista de pendientes, y me estoy poniendo al día con las escritoras. A veces me han dicho que soy una exagerada y que así me estoy perdiendo buenos libros. Como siempre digo: "nunca tuve término medio" Y "he pasado 28 años leyendo a hombres, así que creo que puedo perderme algunos buenos libros escritos por ellos y recuperar tiempo con buenos libros escritos por ellas, que llevan siglos pasando desapercibidas". Ya iré recuperando poco a poco.

    Después de toda esta literatura, aquí llega el resto, que también necesitamos comer y compartir teorías locas sobre series.

  • Ver. El domingo pasado fue el último capítulo de la tercera y última temporada de The Leftovers. DESOLACIÓN. Tardé en empezar a verla pero me puse al día rápido. Es imposible ponerse al día despacio porque es una serie que absorbe de forma espectacular. Basada en un libro de Tom Perrotta, se plantea qué ocurriría si de pronto 140 millones de personas se desvaneciesen de la faz de la tierra sin dejar rastro. Me gusta porque no le da muchas vueltas al qué, cómo o por qué a ocurrido, sino que profundiza en lo que supone este hecho para los que han quedado y cómo les afecta. Todo esto centrándose en unos personajes un tanto complicados ya de por sí.

    Mención especial a Nora Durst, personaje potentísimo tanto en sus momentos de fortaleza como en los de debilidad, del que me declaro fan incondicional. Y qué decir de Justin Theroux, al que he descubierto como actorazo con esta serie. Jennifer, igual saliste ganando.

  • Comer. Hoy te recomiendo un Pad Thai hecho ensalada, para días calurosos (y no calurosos porque la mezcla lima/peanut butter en la salsa es muy top). Es de Be Good Organic, y aunque no soy mucho de tofu en esta receta me gusta bastante. Ya he recibido alguna que otra recomendación de amor sobre cómo preparar tofu que tengo que probar sin falta. Acepto ideas que me ayuden a cambiar mi relación —no siempre positiva— con este ingrediente 😊


    Eso es todo por hoy. Lee mucho, come mucho, pasea mucho y disfruta de las abdominales de Theroux 💜

50 sombras de Grey es una mierda

Hoy se estrena la película 50 sombras de Grey. He de reconocer que tengo una cruzada personal contra esta saga desde que perdí algunas horas de mi vida leyendo parte del primer libro. Como no pienso ver la película comentaré el libro. No voy a entrar en si no refleja correctamente el BDSM y a cambio fomenta los malos tratos, que tampoco me voy a meter en camisas de once varas con algo que no conozco de primera mano. Y sé que sin haberlo leído entero puede parecer un poco prematuro atreverme a opinar sobre él, pero no. Créeme, 50 sombras de Grey es una mierda. Quiero decir… es una auténtica mierda. 

Es simplón, con diálogos sacados de la mente de un pretendiente de MYHYV, la historia no tiene ningún sentido, los personajes son repelentes… vamos que no merece la pena ni para ir saltando de 100 páginas en 100 páginas para encontrar alguna escena de sexo, que tampoco son para tanto; he leído libros "no-eróticos" con escenas de sexo mucho mejores. 

A ver, que si te lo has leído porque a veces tienes la necesidad de consumir bazofia te entiendo, a mí me pasa; yo de vez en cuando veo mierda en televisión porque mi cerebro me pide consumir algo de mala calidad, no puedo evitarlo. Pero hombre, leer requiere un esfuerzo mayor, tienes que ir uniendo letras hasta darles un significado, incluso tienes que mover el brazo para pasar las páginas (mover un poco el dedo si lo lees en el Kindle). De todas formas, como esto es una decisión personal y tomada desde la madurez intelectual no voy a entrar en ella. 

Si lo has leído y te ha gustado no te preocupes, hay solución:

  1. Lee. Lee mucho. Muchísimo. Aunque creo que con que leas 10 libros (de verdad) entenderás a lo que me refiero. No estoy diciendo que sólo se deberían leer clásicos, que también deberías hacerlo o libros en los que necesites 30 minutos para entender una página, que igual te viene bien pero tampoco es necesario.  Valen libros que te hagan sentir algo y que de paso no den vergüenza ajena. 
     
  2. Practica sexo. Mucho. Muchísimo. Esto básicamente como forma de ocupar el tiempo en vez de leyendo caca. Si te termina resultando monótono tanto sexo hay miles de planes alternativos como hacer deporte, ver la tele, leer no-caca o sentarte en el sofá a mirar el techo. Todas son mejores opciones. 

Y si eres de los que no lee porque "ya sacarán la película" (qué alegría, qué alboroto, otro perrito piloto) ya sabes que me caes mal, pero aún así te voy a dar un consejo: no la veas. Si las películas no suelen estar al nivel de los libros en los que se basan, ¡¡imagina cuando el libro es malo!! 
Además, que si lo único que se supone que le da un poco de gracia a la cosa es lo del sexo y se lo han quitado, imagínate, ¡que lo interesante van a ser los diálogos!

En fin, que me estoy cebando mucho y no todo es malo en esta historia. Me refiero, E.L. James ha conseguido la fórmula para forrarse, así que por su parte 50 sombras de Grey es maravilloso. Y quién sabe, igual en su lecho de muerte tiene un momento Alfred Nobel y reflexionando sobre el horror que ha causado su obra a la humanidad decide donar toda su fortuna a una sociedad que entregue premios a escritores que luchen contra la bazofia en el mundo. Soñar nunca está de más.